Aros

Preparado de los aros

Para la fabricación de los aros, partiremos de dos piezas de madera de palo santo de la India en un grosor bruto de unos 4 milímetros. Emplearemos la rasqueta para preparar las caras de las piezas hasta lograr uniformidad y buen acabado a lo largo de toda su superficie y mermando su espesor hasta poco mas de 2 milímetros.

Una vez dispuestas las piezas, procederemos a darles forma mediante el doblador de aros. Para ello debemos de humedecer las maderas con una esponja y a medida que se vayan secando volverlas a humedecer. El proceso de doblado, ha de ser lento y cauteloso para evitar el astillamiento de las piezas.

      

Es necesario fabricarnos un molde de contrachapado en el que periódicamente cotejaremos las curvaturas de los aros hasta lograr el que la forma dada a estos, se adapte exactamente a su contorno.

Por último, preservaremos los aros hasta un siguiente proceso, afianzándolos al molde mediante sargentos, que asegurarán la estabilidad de la forma dada hasta el perfecto secado de la madera.

 

AnteriorAnterior Ir a SiguienteSiguiente