Encordado y últimos detalles

Cordaje y últimos detalles

En primer lugar debemos de colocar nuestra etiqueta en el interior de la caja. Es importante identificar el instrumento de alguna manera y ese es el fin de la etiqueta. En ella, además del constructor figurará minimamente la fecha de construcción. Todos los datos que nos proporcionen trazabilidad del instrumento, también serán bien recibidos y pueden tener su lugar en la misma.

 A continuación colocaremos los clavijeros y encordaremos el instrumento. Efectuaremos una última comprobación de trasteo y altura de cuerdas y si fuera preciso retocaremos las piezas de hueso (selleta y cejuela).

 Una vez afinado el instrumento, estaremos preparados para disfrutar haciendo música.

Nota: En un corto espacio de tiempo, percibiremos una sustancial y paulatina mejora en la calidad sonora del instrumento. Una temperatura ambiente adecuada, el asentamiento de las cuerdas y las piezas móviles (selleta y cejuela), el perfecto secado de las colas y los barnices serán entre otros los responsables de esta mejora.

Anterior  Volver a Inicio